Ni libros, ni salarios: Las Pifias de Peña Nieto

Quien hasta el momento es el candidato más fuerte, según las encuestas, Enrique Peña Nieto, ex Gobernador del Estado de México y uno de los miembros más distinguidos del Grupo Atlacomulco y obviamente del PRI ha tenido dos grandes caidas después de manejar o tratar de manejar una imagen pulcra y sumamednte cuidada, de presentarse siempre en escenarios cuidados por su equipo y hasta pareciera que cuidadosamente medidos.

Pocas entrevistas y siempre cuidadoso de lo dicho de él, incluso fue capaz de remover a Moreira tras el escándalo del endeudamiento durante su gestión como Gobernador de Coahuila, no fuera a ensuciarle el camino hasta este momento cómodo hacia la victoria en las elecciones del 2012.

¿Pero entonces qué ha pasado en las dos últimas semanas? La figura de este personaje que parece sacado de una telenovela parece desmoronarse con cada declaración o apirición en acto público y dejen decirles que no han sido muchos, digo, cuántos pueden ser en 3 meses. El maquillaje, la postura, el peinado siguen intactos, no así las declaraciones desafortunadas que sólo van agregando un adjetivo más a su persona: Ignorante. Y no sólo lo agrega, sino que opaca todos los buenos adjetivos que alguien pudiera haberle puesto encima alguna vez.

Tres libros que lo hicieron tropezar en plena campaña

Si vas a un evento donde la temática central son los libros y será un libro el que presentarás lo mínimo que te preguntarán será sobre tu o tus libro favoritos. Cualquier persona “con tres dedos de frente” supondría que es una pregunta obligada pero al parecer al mismo Peña Nieto así como a todo el equipo detrás de él, les faltó frente.

Su justificación fue que poco tiempo le queda después de leer textos relacionados con su función política y su ejercicio público pero al parecer ni eso hace y eso lo dejó claro en su entrevista con El País.

No se necesita un telepromter, sólo un discurso, una previsión antes de cada acto público, nada insólito, nada innovador, sólo lo mínimo necesario durante una campaña y si hablamos de una campaña presidencial pues más. No sólo es un descuido del equipo de estrategia política, es un descuido y confianza en exceso que puede conducirlo si no a la derrota, sí a le pérdida de popularidad.

Salarios mínimos minimizados

El poder adquisitivo de los mexicanos es reducido a causa de que el salario mínimo y raquítico. Dicen que a los hombres se les llega por el estómago, pues a los electores se les llega por bolsillo. A pesar de que la inseguridad es el tema más importante de estos tiempos, el poder adquisitivo sigue como prioridad, bueno por lo menos eso pensamos muchos de nosotros, aunque al parecer al equipo de Peña, no, en lo absoluto.

El día de hoy el periódico El País, dio a conocer que el candidato del PRI suspendió la entrevista cuando se dio cuenta de su error al contestar que el salario mínimo es de $900 pesos.

La conversación con EL PAÍS se produce pocos días después de su lapsus en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuando no supo responder qué tres obras o tres autores le habían influido más, lo que le supuso un aluvión de críticas. Pero Peña Nieto las encaja con naturalidad y parece consciente de sus limitaciones, tal vez uno de sus puntos fuertes. Sus críticos han apuntado que no sabe actuar en situaciones fuera de guion. Este diario le preguntó por algunos precios de productos básicos, algunos los supo, otros no, pero suspendió al preguntársele por el monto del salario mínimo, que él tasa en 900 pesos al mes, cuando para 2011 ronda los 1.740.
Fuente: EL País.

Mucho se había hablado de la poca capacidad de respuesta de Peña ante situaciones de presión o no controladas, como rumores claro, sin embargo, él sólo lo demuestra en poco tiempo y con hechos que su poca capacidad, es verdadera.

A estos “incidentes” también habría que sumarle la reacción viceral de su hija quien en Twitter plasmó la palabra de Prole al referirse a quienes atacaron a su padre y se mofaron de su pifia durante la FIL de Guadalajara y aunque Peña salió a disculpar a su hija y las opiniones se dividieron al repudiar el término clasista usado por Paulina y su falta de madurez a los 17 años para afrontar una situación de crítica tan voraz, el hecho es que también pudo haber afectado a la imagen de su padre.

No son los adversarios políticos ni un sucio pasado, historias de corrupción y endeudamiento en gobiernos PRIistas, el caso Paulette o la sospechosa muerte de su esposa Monica Petrelini, lo que pudiera complicar la llegada de Peña a la silla presidencial, sino él mismo y sus http://www.malgobierno.com/wp-admin/post-new.phpdescuidos, él mismo y su ignorancia, el mismo y su falta de preparación.

No se requiere, dicen muchos, ser un gran lector, o tener amplia cultura para gobernar un país, se requiere conocimiento, dirán otros, de los gobernados del contexto y la situación que viven los ciudadanos a diario, una parece compensar a la otra, pero parece que ni una, ni otra. De capacidad política y sensibilidad…pues ya hablaremos después.

malgobierno

One Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario