14 años y Acteal no debe quedar atrás

El 22 de diciembre del 1997 se masacraron 45 indígenas en Acteal, municipio de Chenalhó, Chiapas y 14 años después se continúa luchando por una sola causa, justicia.

A 14 años los testimonios de los sobrevivientes parecieran irse hacia el olvido, empeñados por la falta de memoria histrórica o por otras tragedias y agresiones a personas y grupos, sin embargo, es de los episodios de la historia que no debe mandarse a un expediente de un tribunal o en una corte internacional, sino ternerlo presente como testimonio de la intolerancia del gobierno.

Tres años antes en enero de 1994 se conoció el Grupo Zapatista EZLN peleando por los derechos de los Grupos Indigenas del Sureste Mexicano desestabilizando un país agitado. Este hecho no sólo conmovió al país entero y nutrió de imágenes y declaraciones a la opinión pública a nivel mundial, sino que incrementó la rispidés de las poblaciones locales. La población se dividió, unos recibieron pagos del gobierno priista, algunos simpatizaron con los Zapatistas pero muchos otros simplemente tuvieron que dejar todo para no quedar enmedio del conflicto, esos fueron quienes resultaron muertos.

No eran extraños, eran familiares, vecinos que simplemente tomaron bandos diferentes quienes protagonizaron este episodio sangriento.

Los desplazados

Ricardo Rocha fue el primer periodista en adentrarse en los campamentos de desplazados a causa de la militarización en Chiapas. 15 días antes del la matanza muchas personas pudimos ver este material, claro testimonio de lo que estaban viviendo los indígenas en Los Altos de Chiapas. Las imágenes mostraban indígenas viviendo bajo la lluvia, sin comida, techo, agua, nada; niños, mujeres de varias comunidades del Estado se reunieron en lo alto de la montaña tratando de escapar del fuego cruzado y la presión.

Quince días después, 45 de esas personas, fueron asesinadas.

Las Abejas

Eran, son desplazados que afirman comulgar con los motivos del levantamiento armado, sin embargo, no participaban en las acciones armadas, está conformado de personas con doctrinas religiosas diferentes organizadas en el trabajo comunal a favor de sus propios integrantes.

Su único error fue no querer participar en el conflicto armado del Estado. Grupos priistas paramilitares que estaban en contra del crecimiento de simpatizantes zapatistas tacharon así al grupo de Las Abejas que habitaban el campamento de Acteal y hasta la fecha es la única razón que ha podido justificar la masacre de 45 personas que sólo oraban, oraban por la paz.

Cientos de habitantes del municipio de Chenalhó conmemoraron ayer otro aniversario de la matanza ocurrida en la comunidad chiapaneca, donde fueron asesinados 45 indígenas en 1997. El acto, en el cual participaron los obispos Samuel Ruiz, Felipe Arizmendi y Enrique Díaz, sirvió de ocasión para denunciar que el caso ha caído en el olvido y que los autores intelectuales de los crímenes siguen libres. “Los planes de la masacre fueron diseñados por el ex presidente Ernesto Zedillo y operados por el entonces general de la séptima Región Militar, Enrique Cervantes Aguirre”, afirmaron algunos de los sobrevivientes. El gobernador Juan Sabines, en tanto, anunció la creación de una fiscalía especial

“Nosotros no queremos que se maten entre campesinos, nosotros no queremos matar a nuestros compañeros”

Testimonios

Zenaida

Ella se llama Zenaida Pérez Luna. En aquél entonces tenía 4 años. Una niña. Pequeña. Muy pequeña. Y sufrió. Recibió en su cabeza un proyectil de arma de fuego. Sobrevivió. Le piden que hable. Pero ella se niega. Nada de palabras. Únicamente silencio. Y en cuatro veces, una dotada sonrisa. Actualmente está en el Distrito Federal para recibir tratamiento. Y, a pesar de su disminución visual, está contenta porque terminó el sexto de primaria. Le acompaña la “Red de apoyo a los y las Sobrevivientes y heridos de la masacre de Acteal”.

El tío de Zenaida fue otro de los sobrevivientes. Se llama Vicente, en medio del llanto, logró decir: “es doloroso”. Al referirse a la matanza de Acteal, y la salida de la cárcel de los responsables. “Somos víctimas. No hubo justicia. Salieron libres los que participaron… no puedo explicar”. Silencio. Le invadió el recuerdo de la violencia, de la injusticia. Dio las gracias a quien le apoya en el tratamiento. “No olvidamos”. Y solicitó: “Sean los portadores de lo que pasó en Acteal”.

Entrevista con Javier Solórsano a Sebastián Perez Vázquez, Presidente de la Mesa Directiva de Las Abejas, Mariano Luna Ruíz, Sobreviviente de la Masacre de Acteal y Diego Cadenas, Director del Centro de Derechos Humanos de San bartolomé de las Casas.

Acteal: Estrategia de muerte. Canal 6 de Julio

Demanda a Zedillo…¿quién?

En septiembre de este año recibimos la noticia de que familiares de 10 víctimas de Actealhabían interpuesto una demanda en contra del ex Presidente Ernesto Zedillo en una corte de EUA. Hasta ahí se comprendería que si los tribunales mexicanos no actuaron después de muchos años, era lógico que estas personas recurrieran a otras instancias para conseguir justicia, sin embargo, muchos puntos siguen un tanto oscuros, pues no se da a conocer los nombres de quiénes interponen dicha demanda y quién ayuda económicamente.

Las suposiciones de que Carlos Salinas de Gortari es quien se encuentra detrás de esta demanda contra su archi enemigo Zedillo iniciaron a fortalecerse al seguir los vínculos de amistad de los abogados del despacho Rafferty Kobert Tenenholtz, encargado de la demanda y luego el deslinde del grupo de Las Abejas del proceso. Fines electorales y tratando de aprovechar la tragedia.

Qué pase más adelante, no sabemos, pero lo que no podemos olvidar son este tipo de episodios, estos sectores fuertemente golpeados por la inequidad social y económica, por que a pesar de haber pasado varios años, las condiciones de los indígenas no han cambiado mucho y ahora no sólo luchan contra la indiferencia del gobierno y la explotación de las grandes empresas rabiosas por explotar sus recursos naturales, sino ahora también de grupos criminales que secuestran terrenos ejidales y campesinos para obligarlos a trabajar, pero eso será tema de otro post.

Poesía de Acteal

Lkunex ti ch’nalo’ / Lunes en el pozo
Ruperta Bautista Vázquez

Ta yunenal ikliman ch-atin ti k’ak’ale spomtabe xch’uvil me’onetike jpannuk’tavanej smakbeik slekil sbek’tal ti osile stz’ujet no’ox cha’iik ti milvaneje. Ti ch’uvil xch’uk syaxal a’maletike j ok’ no’ox k’ataj ta uk’umal ch’ich’ ti yich’el ti muk’ ti kajvaltike yakuxulxa te xa no, ox xkajet ta sba stz’ubilal ti lajelale. Junxa yo’nton nopejik talel ti jmilvanejetike ta sba xch’ulekik ti jsa’ lekilaletike a’ xhci’ilik pukuj spas yabtelik lek xvinaj ti a’iel ti milel lajelale. Ti buch’u lek yo’ntonike, a’ stijik jbael ti ti’ mukenale k’okbatik snij’ik yu’un smantal ti jk’ulejetike chanavik ta pixbil ch’ixal lumetik xchi’uk subjilal milel la staike. A’ la jyil ta sat ti j-anil o’nton ik’e xchi’uk xch’ich’el ya’lel sat ti osile smakbeik sat ti me’on untike ch’och’obtasbil ikomik yu’un sk’ak’al yo’nton tuk’etike.

En la infancia del día el sol se baña perfumando el rezo de los humildes. Una velación cubre el sano cuerpo del lugar, la mirada traicionera atenta. Plegaria y humedad de la selva en minutos se convierten río de sangre, las alabanzas se visten de agonía florando en el polvo destructor. Hombres asesinos marchan decididos sobre almas buscadoras de justicia: actúan cobardes y malvados, se siente su ruido de carnicería. Los inocentes tocan al portón de la tumba degollados por el testamento dominador, caminan en el suelo cubierto de espinas con su muerte obligada. Es testigo el desesperado aire y rojas lágrimas de tiempo cubren el rostro de los huérfanos acribillados con odio de ametralladoras.

¿Chukoch? / ¿Por qué?
Juana Karen Peñate

Kabä xtayañob ubibil kcha’an
Tyi k’ak’al kbañelil,
Jiñi ir’ay kpusik’al
Maañik mi ch’amben isum
Chukoch jiñi bak’tyaläl
Letyojibil tyi joy ñup’ul
Jump’ej; säk’an tsa kubi
Juntyikil ty’an ch’oyol bä tyi Kampeche
Wen tyijikña mi pekan ipiä lob
Kixiklelob mi ts’isob, mi jalob chij,
Yambä sak’an, Yamba xty’an
Wäle juntyikil xtabaskeño,
Ya’ ba’ mi subel ty’an
Mi ch’äl iyixiklel
Tyi ty’ojoljaxbä ty’añ;
Tyi yambä säak’an
Ch’ijiyem tsa kubi
Xty’an ch’oyol bä tyi aktyal
Tsa’ isubu.
yutybal kpañumi!

Tantos poetas he escuchado Entre las llamas de mi soledad Que las notas de mi alma No comprenden aún Por qué la vida lucha Encerrada en los fierros del universo. Una mañana escucho A un poeta carmelita Les habla alegremente a los campechanos: “Mis mujeres tejen y cosen el henequén”. Otra mañana, otro poeta Habla igualmente Ahora es tabasqueño Ante el micrófono Adorna a sus bellas mujeres Con palabras floridas. A la mañana siguiente Escucho melancólica A un poeta de Acteal Y exclama: “El fin de mi mundo”.

malgobierno

7 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Sigue apareciendo como 2007 en el preview de link si intentas compartirlo en facebook. No sé si sea que la corrección tome tiempo en aparecer en este formato o si es irreversible.

  3. Parece que se queda en caché de Facebook por que la fecha en el post ya se encuentra corregida. Muchas gracias por el comentario, procuraremos tener mayor cuidado en las publicaciones.

  4. Estoy haciendo un trabajo de investigación… necesito el nombre del autor(es) me lo podrían proporcionar?

Deja un comentario