Circos sin animales, mejor los diseco o me los pongo

Es lo que parece decir el diputado local del distrito federal Jesús Sesma (aka @chuchosesma en twitter) en la foto donde se le ve orgulloso a lado de su esposa quien porta un escandaloso abrigo, o en la foto que aparece a lado poniendo su pie sobre un león disecado.

El día de ayer mientras debatía frente a Armando Cedeño, “Chucho” lucia nervioso y mostraba fotos viejas, algún montaje y cero idea de lo que pasaba, como alguien al quien mandan a la guerra sin fusil, aun cuando en redes sociales ya le habían soltado un adelanto de lo que le esperaba.

Hasta que algo bastante raro ocurrió, cuentas que no se habían usado desde el 3 de julio (y sólo tenían un tweet enviado) empezaron a hablar de circos y soltar supuestas amenazas hacia Jesús Sesma en un tiempo casi perfecto para que pudiera decir que lo amenazaban, y tratar de desviar las pruebas de su incoherencia.

dolordehbotssesma

Mientras esto ocurre en redes sociales bots y cuentas “tuitstars” comparten el mismo mensaje con un supuesto apoyo cambiando hasta la forma en que generalmente interactúan, todo en un tiempo “perfecto” dando una sensación tan irreal al mensaje que hasta los mismos seguidores y simpatizantes de la iniciativa  dan cuenta de ello.

Cerrado en el discurso esas fotos son de hace 20 años (aunque la publicación es de 2002), pero sean los años que sea,n es difícil cambiar de hábitos y más cuando en una simple búsqueda de Internet se pueden encontrar fotos de él o de su esposa en chamarras y abrigos de piel respectivamente. Al terminar el debate sólo demostró que lo único que puede responder es información a medias.

Después de leer lo anterior pienso que lo realmente importante aquí, ¿la ley?, ¿el modus vivendi de la gente del circo?, ¿el salir en la foto de un político realmente verde que sólo ha hecho ruido con esto? ¿Qué tan válido es usar a su esposa para contradecirlo o al menos mostrar una cara distinta? ¿Lo hecho por su esposa forma parte de la congruencia de Sesma?

malgobierno

One Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario